Buscando Nunca Jamás

La peor verdad de todas es aquella que descubrimos nosotros mismos a una temprana edad: tenemos que crecer. No hay nada más traumático para el ser humano que el hecho de abandonar nuestros juguetes, plastilinas y colores para pasar a las responsabilidades, las agendas y las obligaciones.J.M Barry explicaba así el momento en que Wendy comprendió que un día crecería y que ese día no tardaría mucho:

All children, except one, grow up. They soon know that they will grow up, and the way Wendy knew was this. One day when she was two years old she was playing in a garden, and she plucked another flower and ran with it to her mother. I suppose she must have looked rather delightful, for Mrs. Darling put her hand to her heart and cried, “Oh, why can’t you remain like this for ever!” This was all that passed between them on the subject, but henceforth Wendy knew that she must grow up. You always know after you are two. Two is the beginning of the end.”

Aunque decir que a los 2 años aún es demasiado pronto, porque apenas tenemos memoria. También el ritmo es diferente, cada tierno infante en circunstancias normales decide casi por sí mismo cuándo abandonar el reino de la fantasía y diversión para pasar al mundo…de los mayores. En la película del Cascanueces, la cual he de reconocer que como otros clásicos “infantiles” no he visto por exceso de drama (opción personal eso de no sufrir el drama de Bambi), Clara tiene bien claro que su aventura en el mundo de los juguetes tendrá su final, que quiere crecer… ¿Y si le preguntásemos a Clara una vez de mayor?

El síndrome de Peter Pan no siempre ha existido como tal. Pensemos en que la edad adulta en tiempos no actuales llegaba a edad aún muy temprana: a los 16 años los matrimonios ya tenían más de un hijo… ¿A qué edad dejaron de ser niños? Imposible saberlo; hasta hace poco en la India se mantenían los casamientos desde los 6 años… Claro que estas no son las circunstancias normales. Hoy tenemos a toda la fauna de los High School Musica, Hannah Montana y Física o Química para adelantar la “madurez” de los más pequeños. Aunque esa madurez sólo sirve para inducir al alcoholismo, drogadicciones varias y al sexo. ¿Realmente merece la pena perder infancia por eso?

Existe otra especie de personas por suerte, las que en tiempo de descuento nos damos cuenta de que el tiempo del que disponemos para disfrutar de la infancia es muy corto. Esto no se debe a ser genios de la psicología o de la biología del crecimiento, es una cuestión de matemáticas muy sencilla. Vivimos una media de 85 años. En 3º de EGB o su correspondiente Educación Primaria Obligatoria se nos relata el origen de la vida, primer gran momento de pérdida de la inocencia. Así que con un extra de un par de años, sobre los 11 perdemos la mayor parte de aquello que nos hace infantiles… nos quedan entonces por delante 74 años sin mundos fantásticos…

Por supuesto, el proceso completo de madurez no llega hasta los 25 años, de forma generalizada. Pero queda en nosotros esa pérdida de la infancia y si la nostalgia es significativa, desarrollamos el complejo de Peter Pan. Sin embargo, para aquellos que nos dimos cuenta con antelación, Peter Pan no llegó a salir de nosotros. Y sin duda, como él, raptaría a Wendy para llevarla a Nunca Jamás. Pero eso son opciones personales…

¡No crezcáis!

Post Data: sobre el síndrome de Peter Pan, esto es lo que wiki dice: link.

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: