La vida continúa

Hay determinadas ocasiones, especiales y fortuitas en que podemos ser testigos de pequeños milagros, de situaciones de intimidad tal que ni siquiera los mismos protagonistas pueden percatarse de ello. Momentos en que nuestra presencia para desapercibida y nos encontramos tan embelesados por su aura que grabamos en nuestra mente cada detalle pero sin procesar aquello que estamos presenciando.

Afortunadamente he vivido varios momentos así en los que sin ser parte de una religión he sentido cómo la vida tiene sentido y prosigue, y sin entender de genética y biología he comprendido a la perfección cómo es el ser humano.  Hoy sin embargo, no puedo estar ahí para revivirlo, esta madrugada unos pequeños ojos negros se han abierto al mundo y yo me veo en la obligación de imaginarlos en la distancia.

Si tenéis la posibilidad de vivir ese instante crucial en el que un padre o una madre coge en brazos a su hijo recién nacido sabréis a qué me refiero. La expresión de nervios, emoción y expectación cambia en cuestión de milisegundos y da lugar al gesto de mayor felicidad que podáis reconocer. El nerviosismo desaparece y se asienta una tranquilidad y una calma cuyo origen se desconoce. La sonrisa es la mayor que el ser humano puede sostener y las lágrimas que se deslizan por las mejillas no dejan un rastro salado. El cuerpo que antes estaba rígido e inquieto se convierte en un remanso de serenidad, adaptando su inmensa forma para acomodar a ese pequeño ser. Ese cuerpo comienza a radiar una energía cálida y reconfortante y el tiempo se prolonga más allá de lo que la ciencia pueda controlar y todo queda en quietud y serenidad. Si veis esa imagen, percibiréis una especie de luz, por más tenue que sea la habitación y aunque sólo seáis testigo mudo de la escena comprenderéis qué significa la vida.

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: