Gente con química

Tendemos a pensar que recordamos a las personas por impulsos conscientes, en la memoria, en una imagen visual que conservamos de ellas. Esto se asume de forma innata hasta que asalta el recuerdo de alguna persona más allá de nuestras mente, en forma de flashes y experiencias, momentos vividos no reproducibles mediante pensamientos claros y concisos sino como amalgama de sensaciones producidas a través del único sentido que no podemos controlar: el olfato.

Los recuerdos despertados por el olor de una persona son imposibles de describir, ese golpe en el cerebro de miles de impulsos, el torrente de sensaciones que provoca encontrar el pañuelo de alguien, un jersey, cualquier prenda que aún conserve esa esencia… Cada persona conserva un aroma único, influenciado en ocasiones por perfumes, la mezcla química siempre es única e irrepetible. Sin posibilidad de confundirse con nadie más.

El recuerdo olfativo es una acción inconsciente de nuestro organismo que sólo asalta al sujeto en su forma consciente cuando se encuentra de forma inesperada con ese aroma guardado en la memoria. Además hay una cualidad no explícita y necesaria, sólo almacenaremos olores de personas cercanas, aquellas por las que el aroma haga revivir momentos cálidos de confort y seguridad.

El método para recoger aromas e identificarlos es igualmente extraño. Desde un abrazo a una prenda prestada servirán para guardar en nuestra memoria no consciente a esa persona. Y si tenemos suerte, podremos forzar voluntariamente.

Evidentemente esto es algo que ya sabemos, sin ningún tipo de referente científico que nos indique cómo se conectan las células receptoras del olfato con las neuronas. Eso os lo dejo aquí o aquí. Intentad recordar a alguien y evocar su olor. ¿Podéis? No será cualquier persona.

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

3 responses to “Gente con química

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: