Acción de gracias

En momentos como este recuerdo las enseñanzas típicas de una madre, y más en concreto, la mía propia. Mientras crecía me insistía en que “es de bien nacido ser agradecido”, y el saber popular y la sabiduría natural de una madre son las mejores guías para empezar ahora. Así pues mi lista de agradecimientos, que si bien debería ser innumerable e infinita tendrá que reducirse hasta encontrar un formato apropiado y acorde con el Proyecto de Fin de Máster que aquí presento.

En primer lugar este proyecto no habría podido realizarse sin la colaboración de la xxxxxx, en más concreto a la xxxxx y a todo el excelente equipo de personas que allí trabaja liderados por xxxxxx, persona sin cuya guía no habría llegado al día de hoy. Gracias a ellos he podido participar y conocer la iniciativa xxxxx y su exponente más llamativo, el xxxxr. Tengo en cuenta además, la labor de xxxxx S.L, empresa encargada de la recolección de todos los datos a analizar en este proyecto. El xxxxx es una institución grande, no sólo por sus funciones, sino por quienes precisamente lo forman independientemente de su cargo o su remuneración.

Pasando al ámbito académico, no sería posible este proyecto sin la guía del elenco de profesores del Máster en Gestión e Investigación de la Comunicación Empresarial de la Universidad Rey Juan Carlos. Sin embargo, el conocimiento no es la única parte a agradecer dentro de la URJC. Los recorridos en tren hasta Fuenlabrada o las vueltas en coche, los cafés de media tarde, las horas pasadas en el aula 307… Forman la parte más esencial de este proyecto y por ello he de agradecer a Sergio sus charlas en nuestras horas de viaje; a Ainara, su particular humor y su adicción al ordenador; a Marta, su buen humor y su música variada; a los niños Carlos, Antonio y Álvaro su manera especial de trabajar; a la Chucha, la gracia de la interculturalidad; a Sharon, su incansable energía; a Little, su optimismo… Y sin olvidar las sidras y cervezas que han sentado base en este Máster.

Desde Sevilla también ha habido grandes apoyos, sin importar la distancia o precisamente aprovechando la ocasión, Alicia, Ana y Elena han sido imprescindibles sobre todo en las noches de trabajo y estudio. Sin olvidar a Marian y los ánimos mandados de forma cibernética en conversaciones interminables o las cartas y postales que dieron vida a mi buzón. Además del apoyo internacional de Irene desde Italia y sus horas de laboratorio dedicadas a skype y nuestros planes. Online y presentes para cualquier duda, nunca faltaron Jota, Mila y Rafa.

Por último, pero no en menor importancia, este proyecto no se habría llevado a cabo sin mi familia madrileña.  Sin las niñas de la capital, Sara y Mari, que han soportado mis dictaduras en la cocina y sin los exiliados sevillanos, Gonzalo y Pablo, siempre dispuestos a aportar el toque de refinamiento necesario. Así como a Karol y a Grendel que han animado más de una noche nuestros momentos madrileños.

Y por supuesto, a la pequeña gran familia Pérez que ha ido creciendo en pocos años. A Paula, Mario, Álvaro y Hugo y a sus abuelos, Manuel y Reme.

A todas estas personas y a muchas otras que faltan, es de agradecer que hayan contribuido a este proyecto y a mi vida en general.

Gracias.

Thank you.

Merci.

Grazie mille.

ありがとうございます。

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: