Aproximaciones semánticas: Locura. Valentía. Dejarse llevar.

¿Cuántas veces nos han llamado locos, en un intento por catalogarnos fuera de lo ordinario, verdaderos temerarios o simplemente payasos? Quizá porque en mi naturaleza lo “normal” no se ajusta a los cánones que dictan que debemos atenernos a ciertas normas fijadas de antemano. ¿Qué nos queda pues para ser diferentes? Si nos describen como desequilibrados porque no seguimos las líneas fijadas, prefiero caer en la locura.

1. f. Privación del juicio o del uso de la razón. | enajenación

2. f. Acción inconsiderada o gran desacierto. | temeridad

3. f. Acción que, por su carácter anómalo, causa sorpresa. | disparate

4. f. Exaltación del ánimo o de los ánimos, producida por algún afecto u otro incentivo. | irracionalidad

Visto así hasta parece que la locura es algo negativo, no es la chispa que nos hace vivir. Leído no refleja los momentos que sólo la locura nos hace experimentar. No obstante, hay veces en las que a los locos nos confunden con valientes. La valentía, esa cualidad altiva y con demasiada fuerza. La valentía requiere de energía, propósito y decisión. No hay más que leer cómo se la describe:

1. f. Esfuerzo, aliento, vigor.

2. f. Hecho o hazaña heroica ejecutada con valor.

3. f. Expresión arrogante o jactancia de las acciones de valor y esfuerzo.

4. f. Gallardía, arrojo feliz en la manera de concebir o ejecutar una obra literaria o artística, o alguna de sus partes.

5. f. Acción material o inmaterial esforzada y vigorosa que parece exceder a las fuerzas naturales.

Puede que en ocasiones la frontera entre locura y valentía se diluya y se desdibuje sin saber dónde comenzó una y terminó la otra, pero no van de la mano. Quizá, porque desde mi extraña locura, los valientes se antojan aburridos y engreídos y los locos somos espontáneos y dicharacheros. La valentía es incapaz de dejarse llevar. Esa decisión primordial en la que nos abandonamos al destino, la suerte, la casualidad…o como queramos denominar al azar. Tantas formas y tantos caminos que se nos ofrecen… Los diccionarios nos quieren hacer creer que dejarse llevar es tener una voluntad débil para seguir la propia opinión. Nada más lejos de la realidad. Para dejarse llevar se requiere cierto grado de locura y el coraje suficiente para permitirse perder el control de la situación sin miedo a perderse en el intento o a descubrir algo sobre uno mismo que nunca antes habríamos dejado llegar a la superficie. Aunque suena demasiado bien, hay pocas personas que realmente se atrevan a dar ese salto al vacío, a lanzarse a la nada, al completo desconocimiento, a jugar al azar y nunca saber qué viene después, ignorar el resultado o dónde puedes terminar o empezar Dejarse llevar no es tener una voluntad débil, por más que la RAE así lo refiera, para dejarse llevar hace falta más ímpetu y más seguridad que para ser valientes.

Pero, ¿qué voy a decir yo? Si soy uno de esos locos que piensan que al final del día, por más que intentemos enderezar el timón, es el viento quien nos guía.

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: