Esquizofrenia, bendita agonía

Esquizofrenia, del griego clásico σχίζειν ‘dividir, escindir, hendir, romper’ y φρήν , ‘entendimiento, razón, mente’. Diagnóstico psiquiátrico en personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad.

Esquizofrenia, distorsión de la realidad, debe de ser. Sí, debo de acercarme a ese estado transitorio entre la ficción y la realidad, entre lo que veo y lo que es. Aunque también es posible que no sea más que lo que quiero que sea y lo que verdaderamente es. Así concebido, todos deberíamos ser un poco esquizofrénicos, ¿no? No, eso es simplemente desear o soñar despiertos, ¿quién no lo ha hecho? Desde una vida mejor a un simple sueño húmedo a plena luz del día… todos lo hacemos, ¿alguien está dispuesto a renegar? No, pero no somos esquizofrénicos. Bueno, prosigo.

Esquizofrenia, sigo leyendo: “la actividad cognitiva del esquizofrénico no es normal, hay incoherencias, desconexiones y existe una gran repercusión en el lenguaje, pues no piensa ni razona de forma normal”. ¡Houston, tenemos un problema! Desconexión con el lenguaje…esto comienza a ser serio, ¿serio o grave? Probablemente ambas si las tomamos como sinónimos. El lenguaje y las conexiones  (¿neuronales o de lenguaje? Ya no recuerdo), suelen decirme que carezco de la capacidad para unir ideas o un mero discurso, ¿será por eso? Aunque yo le veo sentido a todo, pero eso es lo normal, cada loco se entiende a sí mismo, sino ¡qué locura!

Esquizofrenia, sí, continúo… “El comienzo de la enfermedad puede ser agudo, es decir, puede comenzar de un momento para otro con una crisis delirante, un estado maníaco, un cuadro depresivo con contenidos psicóticos o un estado confuso onírico. También puede surgir de manera insidiosa o progresiva”. ¡Vaya! Empiezo a dar con la clave, un estado maníaco, creo que comenzaste a causármelo tú, no, probablemente vengo con eso de fábrica.No, definitivamente has sido tú. Espera un momento, ¿cuentan en los estados confusos oníricos las veces que nos encontramos en sueños? Sí, ya sé que mantengo una conversación más interesante en sueños, pero es que es cuando le doy rienda suelta al subconsciente… y se nota, me prestas más atención. ¿Se referirán a eso con esquizofrenia? No, será porque a veces no distingo lo que pasó fuera o dentro de los sueños. ¿Es grave doctor? Realmente no lo veo como un problema, así podemos charlar durante más tiempo. Bueno, he de reconocer que no siempre hablamos. Son sueños, ¿no? Déjame algo de libertad.

Esquizofrenia, no me detengo: “la edad de inicio promedio es en los hombres entre los 15 y los 25 años, y en las mujeres entre los 25 y los 35 años”. Ya estamos con temas de edad… Pero bueno, sí, vale, doy la talla. En esta ocasión tengo la edad perfecta, estás terminando con mi salud mental, eso va a ser. ¿O acaso soy yo? De todas formas no es sano autoculparme, así que te culparé a ti, siempre es más cómodo y en fin, sabemos que te perdonaré.

Esquizofrenia, no me olvido: “se puede presentar principalmente asociada a los Trastornos Relacionados Sustancias. Del 30 al 40 % de los esquizofrénicos presenta problemas de abuso de alcohol; el 15-25 % problemas con el cannabis; del 5 al 10 % abusa o depende de la cocaína. También se incluye el abuso de nicotina, muy frecuente en estos pacientes. Las drogas y el alcohol permiten reducir los niveles de ansiedad y la depresión provocados por la esquizofrenia”. Vamos mal, o he bebido para olvidarte, alcoholizando mis momentos de cordura o resulta que para dejar de pensar en ti debo darme a los psicotrópicos. Me vas a salir muy cara, las adicciones son muy costosas y poco tiempo y dinero me dejas para costearme las secuelas que me has dejado.

Esquizofrenia, sí,

-¿dónde hay que firmar para los sedantes? Así probablemente nos veamos más. – ¡Pero no te vayas! Si estaba esperando hablar contigo. ¡Una copa más! Bueno algo tendré que hacer mientras espero, ¿no crees? Creo que voy a taparme un poco, esta noche parece que refresca… ¡Eh! , hoy llegas un poco más tarde… Bienvenida.

Acerca de Blogger-a-sueldo

No suelo seguir el curso normal de las cosas, eso siempre ha sido algo innato en mí.¿Por qué?A eso ya no podría responder, pero no es cuestión de rebeldía. Simplemente…es así. Hace ya un par de años, como viene siendo común, emigré de mis tierras queridas del sur para buscar una vida mejor en la capital. Pero no es todo tal y como lo cuentan. Da igual dónde te encuentres, becario eres y becario serás. Realmente deberían darle un “premio” a aquél que en su día dijo: “Vamos a poner a uno aquí que sea becario, así le pagamos una mierda y nos ahorramos una pasta y lo ponemos a currar como cualquier otro”. Bajo esta premisa, ¿qué hacemos? Una solución parece ser es emigrar a Alemania o buscar trabajo de amplio espectro (desde las cafeterías a las oficinas) porque para ser becario hoy en día necesitas como mínimo una licenciatura máster. Y digo como mínimo, porque ya hay personas que los acumulan, porque así al menos, tienes más papeles que malgastar para el cv…. Así que en la búsqueda de algunos eurillos que paguen las cañas de los viernes en la que maldecimos al mundo y ahogamos penas, decidí convertirme en blogger a sueldo. Ver todas las entradas de Blogger-a-sueldo

4 responses to “Esquizofrenia, bendita agonía

Y tú qué?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: